el emperador, soy yo: una infancia en el autismo-hugo horiot-9788499883601
Échale un vistazo

EL EMPERADOR, SOY YO: UNA INFANCIA EN EL AUTISMO

 (En papel)

HUGO HORIOT

, 2014
  • Nº de páginas: 152 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: KAIROS
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788499883601
Autista, afectado por el síndrome de Asperger, Hugo Horiot da testimonio de sus vivencias, de su diferencia, de sus dificultades para expresarse, de su deseo decambiar, hasta querer ser otro, y cambiar de nombre.Este libro es una historia verdadera. El autorretrato de un niño encolerizado, que libra una guerra sin piedad contra sí mismo y contra los demás. Un niño autista Asperger.Hoy, la fractura del autismo ha pasado. El guerrero de los brazos desnudos se ha convertido en un adulto sereno. Y, entonces, decide zambullirse de nuevo en la infancia. Nos arrastra con él, capítulo tras capítulo. Tiene cuatro años, ocho años, doce años. Tiene miedo. Se golpea contra el absurdo de una vida como una mariposa contra una lámpara.Es claro, justo, extraño, cruel a veces. Se ahogan las lágrimas y la ternura brota como el relámpago.Un texto fascinante en la línea de los grandes relatos sobre el autismo. Y sobre la condiciónhumana. Gran éxito de ventas en Francia.Un testimonio impresionante sobre el mundo del autismo.Se promoverá entre círculos e instituciones dedicados al autismo. EpílogoA todos aquellosA todos aquellos que intentaron emparedarme vivo en mi silenciode muerte para siempre.A todos aquellos que quisieron encerrarme en sus prisiones decristal y sus salas acolchadas.A todos aquellos que quisieron asesinarme y sacrificar a mi madreen el altar de la ignorancia y el oscurantismo.A todos aquellos que se envuelven en un saber sin más fundamentoque el dogma.A todos aquellos que toman parte en el genocidio de la diferenciaen nombre de la indiferencia.A todos aquellos que con la excusa de la falsa ciencia satisfacen susfantasmas de torturadores.A todos aquellos que quieren crucifi car a las madres amantes porquepara ellos el amor es obsceno.A todos los inquisidores y fundamentalistas que erigen capillas destructoras,malsanas y asesinas.A todos los perdonavidas y picha frías que confunden el amor maternalcon el incesto.Les digo no.No, no fui demasiado amado por mi madre.He sido amado.Y he amado a mi vez.Caníbal lo serás túoLo que he tenido la suertede no conocerToallas heladas, equipo de choque, de dos a cinco contra uno, lafiesta puede empezar.Después del electrochoque, la lobotomía y la camisa de fuerza,bienvenido al gran ritual del packing.Un niño sin palabras servirá. Se debate, grita, no quiere ir. Balletde los oficiantes que alternan método suave y método duro.Tardará el tiempo necesario pero, por fin, helo aquí tendido,dominado. Con los brazos pegados a lo largo del cuerpo.El niño se ve envuelto en paños húmedos y helados. Siete díasa la semana durante varios meses. Momificado. Vendas a 5 ºC, cuerpoa 33 ºC, durante 45 minutos. Más si es necesario.Mientras su cuerpo vuelve a calentarse lentamente, el niño clavasu mirada en la de sus verdugos. Su mirada habitualmente ausente.Tal vez una palabra salga de su boca fría. Su boca muda.El oficiante en jefe dice entonces:—¡Qué inmenso progreso!Siete días por semana durante varios meses.Y todo para eso.Peores cosas hay, me diréis...Sí, en Guantánamo.Elogio de la normaA fuerza de hablar de Julien, acabo preguntándome si no se trataráde otro. Debo decir que he hecho todo lo posible para que noreaparezca nunca. Lo he enterrado vivo bajo montones de tierranegra. Lo he asfixiado, decapitado, hasta casi olvidarlo. He llegadoincluso a negar su existencia. Pero sabía que, antes o después, resurgiría.En un baile de disfraces no puedes avanzar con el rostro descubierto.La palabra normal no significa nada. Es una nube de sinsentido.Una superchería. Y, sin embargo, aprendí a poner unamáscara sobre mi diferencia. ¿Disimulo? ¿Impostura? No. Supervivencia.Irreprochable. Mantente erguido. Con la mirada alta. Aguanta lade los demás. No muevas demasiado tus manos. Toma tu fuerza delsuelo, y camina. Vas demasiado rígido. Relájate. El esfuerzo debeser invisible. Flema acompañada por una pizca de sonri...

14.00€

14.00€

Datos del libro

  • Nº de páginas: 152 págs.
  • Editorial: KAIROS
  • Lengua: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • ISBN: 9788499883601
  • Año edición: 2014
  • Plaza de edición: BARCELONA
  • Traductor: MANUEL SERRAT CRESPO

Resumen

Autista, afectado por el síndrome de Asperger, Hugo Horiot da testimonio de sus vivencias, de su diferencia, de sus dificultades para expresarse, de su deseo decambiar, hasta querer ser otro, y cambiar de nombre.Este libro es una historia verdadera. El autorretrato de un niño encolerizado, que libra una guerra sin piedad contra sí mismo y contra los demás. Un niño autista Asperger.Hoy, la fractura del autismo ha pasado. El guerrero de los brazos desnudos se ha convertido en un adulto sereno. Y, entonces, decide zambullirse de nuevo en la infancia. Nos arrastra con él, capítulo tras capítulo. Tiene cuatro años, ocho años, doce años. Tiene miedo. Se golpea contra el absurdo de una vida como una mariposa contra una lámpara.Es claro, justo, extraño, cruel a veces. Se ahogan las lágrimas y la ternura brota como el relámpago.Un texto fascinante en la línea de los grandes relatos sobre el autismo. Y sobre la condiciónhumana. Gran éxito de ventas en Francia.Un testimonio impresionante sobre el mundo del autismo.Se promoverá entre círculos e instituciones dedicados al autismo. EpílogoA todos aquellosA todos aquellos que intentaron emparedarme vivo en mi silenciode muerte para siempre.A todos aquellos que quisieron encerrarme en sus prisiones decristal y sus salas acolchadas.A todos aquellos que quisieron asesinarme y sacrificar a mi madreen el altar de la ignorancia y el oscurantismo.A todos aquellos que se envuelven en un saber sin más fundamentoque el dogma.A todos aquellos que toman parte en el genocidio de la diferenciaen nombre de la indiferencia.A todos aquellos que con la excusa de la falsa ciencia satisfacen susfantasmas de torturadores.A todos aquellos que quieren crucifi car a las madres amantes porquepara ellos el amor es obsceno.A todos los inquisidores y fundamentalistas que erigen capillas destructoras,malsanas y asesinas.A todos los perdonavidas y picha frías que confunden el amor maternalcon el incesto.Les digo no.No, no fui demasiado amado por mi madre.He sido amado.Y he amado a mi vez.Caníbal lo serás túoLo que he tenido la suertede no conocerToallas heladas, equipo de choque, de dos a cinco contra uno, lafiesta puede empezar.Después del electrochoque, la lobotomía y la camisa de fuerza,bienvenido al gran ritual del packing.Un niño sin palabras servirá. Se debate, grita, no quiere ir. Balletde los oficiantes que alternan método suave y método duro.Tardará el tiempo necesario pero, por fin, helo aquí tendido,dominado. Con los brazos pegados a lo largo del cuerpo.El niño se ve envuelto en paños húmedos y helados. Siete díasa la semana durante varios meses. Momificado. Vendas a 5 ºC, cuerpoa 33 ºC, durante 45 minutos. Más si es necesario.Mientras su cuerpo vuelve a calentarse lentamente, el niño clavasu mirada en la de sus verdugos. Su mirada habitualmente ausente.Tal vez una palabra salga de su boca fría. Su boca muda.El oficiante en jefe dice entonces:—¡Qué inmenso progreso!Siete días por semana durante varios meses.Y todo para eso.Peores cosas hay, me diréis...Sí, en Guantánamo.Elogio de la normaA fuerza de hablar de Julien, acabo preguntándome si no se trataráde otro. Debo decir que he hecho todo lo posible para que noreaparezca nunca. Lo he enterrado vivo bajo montones de tierranegra. Lo he asfixiado, decapitado, hasta casi olvidarlo. He llegadoincluso a negar su existencia. Pero sabía que, antes o después, resurgiría.En un baile de disfraces no puedes avanzar con el rostro descubierto.La palabra normal no significa nada. Es una nube de sinsentido.Una superchería. Y, sin embargo, aprendí a poner unamáscara sobre mi diferencia. ¿Disimulo? ¿Impostura? No. Supervivencia.Irreprochable. Mantente erguido. Con la mirada alta. Aguanta lade los demás. No muevas demasiado tus manos. Toma tu fuerza delsuelo, y camina. Vas demasiado rígido. Relájate. El esfuerzo debeser invisible. Flema acompañada por una pizca de sonri...

8

Valoración Media

Media de 1 valoración en total

Valoraciones usuarios

  • (0)
  • (1)
  • (0)
  • (0)
  • (0)

Recomendaciones usuarios

  • 0% No ha sido todavía recomendado

Opiniones "EL EMPERADOR, SOY YO: UNA INFANCIA EN EL AUTISMO"

No hay opiniones para este producto

Hazte un hueco en la comunidad de Casa del Libro, regístrate