cosas que he roto-samir abu-tahoun recio-9788494134180

COSAS QUE HE ROTO

 (En papel)

SAMIR ABU-TAHOUN RECIO

, 2014
  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • Editorial: NOVIEMBRE POESIA
  • Lengua: CASTELLANO
  • ISBN: 9788494134180
Compuesto por relatos cortos y por columnas aparecidas en prensa escrita, Cosas que he roto es el primer libro del autor madrileño Samir Abu-Tahoun Recio. Son piezas variadas en cuanto a estilo y temática que oscilan entre lo poético y lo gamberro, que en su conjunto hablan del paso de la niñez a la edad adulta, de la toma de conciencia de las cosas que nos pasan en el transcurso de esos años. Se trata de textos escritos en primera persona, alguno autobiográfico, con un sustrato común en todas ellos: la honestidad.

12.00€

12.00€

Datos del libro

  • Nº de páginas: 160 págs.
  • Editorial: NOVIEMBRE POESIA
  • Lengua: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • ISBN: 9788494134180
  • Año edición: 2014
  • Plaza de edición: ESPAÑA
  • Ilustrador: MARTIN ACOSTA
  • Traductor: MARWAN ABU-TAHOUN RECIO

Resumen

Compuesto por relatos cortos y por columnas aparecidas en prensa escrita, Cosas que he roto es el primer libro del autor madrileño Samir Abu-Tahoun Recio. Son piezas variadas en cuanto a estilo y temática que oscilan entre lo poético y lo gamberro, que en su conjunto hablan del paso de la niñez a la edad adulta, de la toma de conciencia de las cosas que nos pasan en el transcurso de esos años. Se trata de textos escritos en primera persona, alguno autobiográfico, con un sustrato común en todas ellos: la honestidad.

6

Valoración Media

Media de 2 valoraciones en total

Valoraciones usuarios

  • (1)
  • (0)
  • (0)
  • (0)
  • (1)

Recomendaciones usuarios

  • 100% Para disfrutar
  • 100% Leerlo en todo momento
Novedades de Enero
Firmas en La Feria del Libro de Madrid 2015

Opiniones "COSAS QUE HE ROTO"

Ver todas las opiniones de este libro
Lector anónimo

En la contraportada del libro definen como sustrato común a todas las historias que aparecen en éste la honestidad, yo le añadiría también la cotidianidad. La grandilocuencia que nos encontramos en nuestro día a día. Desde las batallas que luchamos ( no diré si ganamos o perdemos) de niños, adolescentes y adultos. De enseñanzas que nos esperan en el banco de cualquier parque. De rituales, que todos hemos seguidos, para sobrevivir a una ruptura. De los fetiches que todos tenemos, aunque no siempre sean con zapatillas. Es esa cotidianidad, llena de reflexiones y con estilo más poético que prosaico lo que hace que el libro te llegue y, a veces, te acaricie el corazón y otras te golpee bien la cara. Lo recormiendo para leerlo a sorbos, lentamente, como quien se come el último brownie. Es una inyección de ganas de vivir y de ganas de mejorar. O al menos así lo leí yo.

  • Me gusta
  • Comentar
 
Lector anónimo

En la contraportada del libro definen como sustrato común a todas las historias que aparecen en éste la honestidad, yo le añadiría también la cotidianidad. La grandilocuencia que nos encontramos en nuestro día a día. Desde las batallas que luchamos ( no diré si ganamos o perdemos) de niños, adolescentes y adultos. De enseñanzas que nos esperan en el banco de cualquier parque. De rituales, que todos hemos seguidos, para sobrevivir a una ruptura. De los fetiches que todos tenemos, aunque no siempre sean con zapatillas. Es esa cotidianidad, llena de reflexiones y con estilo más poético que prosaico lo que hace que el libro te llegue y, a veces, te acaricie el corazón y otras te golpee bien la cara. Lo recormiendo para leerlo a sorbos, lentamente, como quien se come el último brownie. Es una inyección de ganas de vivir y de ganas de mejorar. O al menos así lo leí yo. O al menos espero que así lo leais vosotros.

  • Me gusta
  • Comentar
 
Lector anónimo

En la contraportada del libro definen como sustrato común a todas las historias que aparecen en éste la honestidad, yo le añadiría también la cotidianidad. La grandilocuencia que nos encontramos en nuestro día a día. Desde las batallas que luchamos ( no diré si ganamos o perdemos) de niños, adolescentes y adultos. De enseñanzas que nos esperan en el banco de cualquier parque. De rituales, que todos hemos seguidos, para sobrevivir a una ruptura. De los fetiches que todos tenemos, aunque no siempre sean con zapatillas. Es esa cotidianidad, llena de reflexiones y con estilo más poético que prosaico lo que hace que el libro te llegue y, a veces, te acaricie el corazón y otras te golpee bien la cara. Lo recormiendo para leerlo a sorbos, lentamente, como quien se come el último brownie. Es una inyección de ganas de vivir y de ganas de mejorar. O al menos así lo leí yo.

  • Me gusta
  • Comentar
 

Hazte un hueco en la comunidad de Casa del Libro, regístrate