Eduardo Mendoza nuestro autor del mes

Mendoza, autor del mes


Recibimos el mes de septiembre con la esperadísima nueva novela de Eduardo Mendoza. El premio Cervantes 2017 publica nueva novela El Rey Recibe. Lo último de Eduardo Mendoza será una trilogía que recorrerá los principales acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX. Si quieres saber más cosas sobre la nueva novela de Eduardo Mendoza pincha aquí.

Como autor destacado del mes, Eduardo Mendoza nos ha desgranado alguno de los detalles de su nueva novela. Si quieres conocerlos léelos aquí.
Disfruta de sus mejores libros este mes con un 5% de descuento, máximo permitido por ley.



Eduardo Mendoza regresa con una novela que hace sonreír… y sobre todo recordar

Rufo Batalla será testigo de los fenómenos sociales de los años setenta, como la igualdad racial, el feminismo, el movimiento gay o el desplazamiento de los grandes centros culturales y la deriva de la cultura hacia nuevas formas de expresión, fenómenos que en buena parte hicieron del presente lo que es hoy. Y dejará constancia, no tanto de los hechos como de la forma en que lo vivieron quienes los presenciaron.

Con la conocida unión de maestría narrativa y refinamiento estilístico del autor, personajes reales e imaginarios, típicos del universo de Eduardo Mendoza, se dan la mano en esta novela, brillante inicio de la trilogía Las Tres Leyes del Movimiento, que recorrerá los principales acontecimientos de la segunda mitad del siglo XX.


Mendoza nos presenta su nueva novela



«Al llegar a cierta edad, uno se da cuenta de que ha sido testigo de acontecimientos que en su momento parecieron trascendentales y luego resultaron no serlo o ser algo distinto de lo que parecían. Y también se da cuenta de que ha vivido grandes transformaciones sociales sin advertir su importancia mientras las veía desarrollarse a su alrededor. A partir de esta reflexión me embarqué en un proyecto del que ahora presento la primera parte.
El rey recibe es la primera entrega de una trilogía que se propone recorrer algunos acontecimientos políticos y culturales a partir de la experiencia personal del protagonista. La crónica no pretende ser exhaustiva y no rehúye lo subjetivo ni lo dogmático. La primera entrega comienza en la década de los sesenta y concluye a mediados de los años setenta. Junto a fenómenos más o menos llamativos, presentes en la memoria colectiva de todo el mundo, como la igualdad racial, el movimiento hippy o el feminismo, se da noticia de otros, como el movimiento gay, el desplazamiento de los grandes centros culturales o la deriva de la cultura hacia nuevas formas de expresión, fenómenos que en su momento no parecieron tan decisivos, pero que en buena parte hicieron del presente lo que es hoy.
En sucesivas partes me propongo continuar con la peripecia vital del protagonista mientras a su alrededor el mundo sigue cambiando. Pronto será testigo de la transición en España, la caída del muro y la desaparición del comunismo. Más tarde, ya en su madurez, habrá de admitir que las cosas han seguido un curso imprevisible. Sólo la absurda empresa del príncipe y su reino irredento, a la que sigue vinculado a su pesar, dan sentido a su vida.»
EDUARDO MENDOZA



Escucha lo que Eduardo Mendoza nos cuenta sobre su nueva novela El Rey Recibe



Biografía de Eduardo Mendoza

“Barcelona, (1943- ). Eduardo Mendoza cursó estudios de Derecho en los años sesenta. Tras permanecer un año en Londres disfrutando de una beca, marchó a Nueva York, donde trabajó como interprete para la ONU. Ya en los años setenta comenzó una producción literaria que, desde los inicios, obtuvo un reconocimiento inmediato. Su habilidad en el manejo de lenguajes narrativos, la estructura solidamente organizada, su humor exacerbado hasta el paroxismo y su capacidad de reducir al absurdo cualquier situación, le han convertido en un gran parodista y han hecho que su obra sea apreciada por miles de lectores. Premio Cervantes 2016
Entrevista a Eduardo Mendoza sobre su nueva novela "El Rey Recibe"


¿De dónde salió la idea de hacer este libro, qué quería contar?
Mis libros nunca parten de una sola idea. Una suma de ideas, reflexiones, curiosidades, coincidencias y caprichos pone en marcha la máquina, sin saber cómo ni por qué. A eso se añade una anécdota que sirve de motor de arranque. En el camino hay subidas y bajadas. Lo importante es no descarrilar.

¿Quién cuenta la historia? ¿Quién es el protagonista, Rufo Batalla?
Es un relato en primera persona. La primera persona condiciona la historia, en la medida en que el protagonista cuenta y no sabe más de lo que realmente sabe en el momento en que suceden las cosas. El autor está fuera del tiempo y por encima de la realidad. El protagonista, no. Rufo Batalla es un individuo parecido a mí en muchas cosas, distinto en otras muchas. En cualquier caso, no es mi alter ego. No soy yo disfrazado. Espero que su personalidad se vaya desarrollando a lo largo de las sucesivas novelas. En la novela Rufo Batalla colabora con un príncipe que busca reclamar su derecho al trono en un reino perdido.

¿Qué papel tiene este personaje en la novela?
El príncipe aporta un punto de vista adicional. A la experiencia inmediata del protagonista y a la Historia colectiva, el príncipe incorpora un elemento de aventura, casi de fantasía. No sólo él, sino todo su cortejo: mujeres seductoras, místicos, espías. Lo que no solemos encontrar en nuestra vida cotidiana. Éste es el atractivo que ejerce sobre Rufo, y del que él es muy consciente. El humor es algo casi característico de su forma de mirar el mundo.

¿Qué papel tiene este personaje en la novela? ¿En qué medida dosifica el humor en esta novela?
El humor es una cualidad de las personas que se manifiesta en su actitud ante las circunstancias, buenas y malas. El protagonista tiene sentido del humor y lo va dejando ver en su mirada y, por consiguiente, en su narración. No es el único. Las relaciones personales contienen elementos de humor. Pero las situaciones no son humorísticas. No es una novela de risa. La novela se ambienta en los años 60 y 70.

¿Por qué ha elegido expresamente esos años?
Eran los que me interesaban. Me parecen decisivos en la segunda mitad del siglo XX. Y coinciden con la etapa vital del protagonista que me interesaba por ahora. En sucesivas novelas iré avanzando. Uno se queda deseando proseguir las aventuras de Rufo…

¿para cuándo la siguiente?
Estoy en ello. Nunca me pongo plazos. Puede pasar cualquier cosa. Alguna vez, al acabar una novela, he considerado que no funcionaba y he vuelto a empezar. Espero que no me pase esta vez, porque es una lata. Pero la posibilidad está ahí.